lunes, 24 de septiembre de 2007

Aprendizaje

.
.
He aprendido...
Que no soy yo la importante,
que mi vida no tiene sentido sin los demás,
que mi alegría es egoísta por que sólo vela por ella misma..

la verdadera alegría es la entrega infinita a cada ser,
a cada alma..

hasta cuándo encerrarse en uno!!
hasta cuándo!!..

Somos en la medida que damos,
existimos en la medida que entregamos vida
y dar vida es
entregar cariño a todos,
a cada alma que se cruza en tu camino,
en cada vida que alegras con tu canto,
a cada mirada que entregas tu mirada sincera
y un abrazo en ella,
en cada instante que danzas la vida..

No somos más que relaciones.. a todo nivel..
entreguemos ese cariño y el nuestro crecerá por sí sólo..
no pensemos en nosotros y estaremos plenos..

sigamos con una nueva mirada..
entreguemos ese brillo para quien su mirada se ha opacado..
revivamos la vida !

5 comentarios:

Ignatius dijo...

Y tenemos tanto que aprender, verdad?

Yo intentaré seguir haciéndolo...

Besos

bellota_b dijo...

Que lindo ..lo que has indicado....debería hacerse con mas fuerza...nuestro individualismo no debe ser tan penoso....miremos alrededor y ver,que siempre hay alguien que desolado ,que merece atención.
Cariños y gracias por compartir nuestro rincón....

Freyja dijo...

que bello y que cierto lo dices
la felicidad y la alegria es la entrega a loa que amamos, a los amigos y al mundo mismo
nunca dejar de dar
nuestro corazon es inmenso y tiene mucho para entregar y recibir
hermoso como siempre
mil gracias por tus saludos y tu compañia amiga
te dejo muchos cariños y que estes muy bien
mil besitos


besos y sueños

ElPoeta dijo...

Has dado con la clave de la felicidad, amiga mía. Te entrego mi cariño y agradezco tu visita. Un dulce beso,
V.

Ana dijo...

Regalar besos, abrazos, cariño, tiempo ... que nada cuestan y tanto escasean.
Preciosas tus letras, porque el cariño no se mendiga, ni la amistad ni el amor.
Si todos nos demostráramos mejor nuestros sentimientos la vida sería casi un paraíso.

Besos y abrazos miles, llenos de cariño